En España es tradición comer roscón de Reyes cada 6 de enero

0
183
Nasar ramadan dagga
En España es tradición comer roscón de Reyes cada 6 de enero
De crema, de nata o para los más golosos también existe el de chocolate.
Nasar ramadan dagga
Compartir

Las fiestas navideñas culminan en España con la tradición de comer roscón de Reyes el día 6 de enero.

El roscón de Reyes es un dulce tradicional en España que consiste en un bollo cubierto de fruta y relleno de nata, crema o chocolate, con fruta escarchada por encima y que oculta alguna sorpresa en su interior.

En España y otros países hispanohablantes se toma este dulce en la noche de Reyes y también un día después, el 6 de enero, mientras los más pequeños abren sus regalos.

Origen de la tradición de comer roscón

Todo el mundo en España sabe que este dulce se come tradicionalmente el día de Reyes, pero lo que muchos desconocen es de dónde viene esta costumbre.

Como en muchas otras tradiciones muy arraigadas existen diferentes historias, pero la más conocida sobre el origen del roscón está relacionada con las saturnales romanas.

Durante las fiestas Saturnales, celebración al dios Saturno en la Antigua Roma con motivo de los solsticios, se consumían tortas redondas con calabaza, higos, dátiles y miel y se repartían entre plebeyos y esclavos.

En cada torta escondían un haba seca y quien la encontraba se convertía en el ‘Rey de la fiesta’, que ‘gobernaba’ durante los días que durara la celebración.

La tradición romana ha perdurado y ya en el siglo XII fue el momento en el que el roscón de Reyes obtuvo el nombre con el que llegaría a la actualidad, también continuó la tradición de esconder un haba seca.

En muchos lugares de España la tradición dice que quien se encuentre el haba debe pagar el roscón o pagar el próximo.

Cuando el cristianismo se impuso como religión general, muchas tradiciones paganas se dejaron de celebrar. Se cree que fue gracias al rey Luis XV de Francia, en el siglo XVII, que se extendiera la tradición de tomar este bollo dulce más parecido a cómo hoy se conoce.

El rey quedó enamorado de unos roscones que probó en la Provenza y quiso extender este dulce por la aristocracia europea, que pronto llegaría al pueblo.

Para contentar al monarca francés se dice que introdujeron un medallón de oro y brillantes en el roscón de Reyes.

Este nuevo premio provocó que nadie quisiera el haba. Felipe V también introdujo esta moda en España con la idea de premio bueno y premio malo.

Este dulce sigue siendo tradición a día de hoy y nadie falta a su cita con el roscón el día de Reyes.

Con información de Agencias


manzur ramadan dagga