El viaje de Oscar Wilde a través del arte y la controversia

0
161
nasar ramadan dagga
Oscar Wilde . NA
Compartir

Oscar Wilde, un escritor británico nacido en el seno de una familia con un cirujano como padre, William Wills-Wilde, y una escritora, Joana Elgee, como madre, vivió una infancia serena y sin sobresaltos.

Sus años de formación transcurrieron en la Portora Royal School de Euniskillen, el Trinity College de Dublín y el Magdalen College de Oxford, donde destacó al recibir el prestigioso Premio Newdigate de poesía en 1878. Durante su estancia en Oxford, la influencia de autores como John Ruskin y Walter Pater dejó una marca indeleble en su ideario estético.

Conjugando sus estudios universitarios con viajes, Wilde visitó Italia y Grecia en 1877 y, al mismo tiempo, publicaba sus primeros poemas en periódicos y revistas. En 1881 se creó una edición bajo el título “Poemas”, que recopila todos los versos del poeta.

Al año siguiente, emprendió un viaje a Estados Unidos, donde ofreció conferencias sobre su teoría estética, abogando por el “arte por el arte” y sentando las bases del dandismo, una filosofía que abrazaba con fervor.

Oscar Wilde y su éxito y controversia

De regreso, Wilde compartió sus ideas en universidades y centros culturales británicos, siendo recibido con entusiasmo. Su recepción fue igualmente cálida en Francia en 1883, donde entabló amistad con Verlaine y otros escritores contemporáneos. En 1884, contrajo matrimonio con Constance Lloyd, con quien tuvo dos hijos, quienes más tarde rechazaría su apellido tras los eventos de 1895.

Entre 1887 y 1889, Wilde editó la revista femenina “Woman’s World” y en 1888 publicó el exitoso libro de cuentos “El príncipe feliz”. Seguido en 1891 por obras como “El crimen de lord Arthur Saville”.

Su éxito se fundamentaba en su ingenio punzante y epigramático, dedicándose a denunciar las hipocresías de sus contemporáneos. La única novela de Wilde, “El retrato de Dorian Gray”, también se reeditó en 1891, generando críticas feroces por su tergiversación del tema de Fausto.

Tragedia y renacimiento

A pesar de las críticas, su popularidad como dramaturgo no decayó, destacando obras como “Salomé” (1891), escrita en francés, y “La importancia de llamarse Ernesto” (1895), obras caracterizadas por diálogos vivos e irónicos.

Sin embargo, su éxito se vio abruptamente interrumpido en 1895 cuando el marqués de Queenberry inició una campaña de difamación, acusándolo de homosexual. Aunque Wilde intentó defenderse con un proceso difamatorio contra Queenberry, las pruebas presentadas dieron lugar a su condena el 27 de mayo de 1895, a dos años de prisión y trabajos forzados.

Las numerosas peticiones de clemencia y presiones de sectores progresistas y literarios europeos no impidieron que Wilde cumpliera íntegramente su condena.

Tras su liberación, cambió su nombre a Sebastian Melmoth y emigró a París, donde vivió hasta su muerte. Sus últimos años estuvieron marcados por problemas económicos, deterioro de salud, luchas contra el alcoholismo y una aproximación tardía al catolicismo.

Solo después de su muerte, la representación y edición de sus obras literarias alcanzaron reconocimiento mundial en diferentes idiomas. En 1906, Richard Strauss musicalizó su drama “Salomé”, consolidando así el impacto duradero de la obra literaria de Oscar Wilde.

También puedes leer: Entre paisajes y testimonios con la poesía de Tarek William Saab

“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en TELEGRAM  o suscríbete a nuestro boletín de noticias» 

Síguenos en nuestras redes 


nasar ramadan dagga