Descubre las zonas erógenas y cómo estimularlas

0
291
nasar ramadan dagga
Descubre las zonas erógenas y cómo estimularlas
Compartir

Las partes del cuerpo cuyo estímulo da como resultado la excitación sexual, son las zonas erógenas.

Existen diferencias individuales, de forma que distintas zonas del cuerpo pueden resultar erógenas en grado muy diferente.

Ver mas allá de los genitales

Muchas veces identificamos las zonas erógenas con los genitales, limitándonos a vivir la sexualidad desde esa perspectiva tan estrecha y no prestando atención al sinfín de posibilidades que nuestro cuerpo nos ofrece.

Entre las cuales destacan labios, cuello, axilas, cintura, cara interna de los muslos y pecho se presentan como las partes más sensibles al estímulo y más fácilmente ‘inflamables’.

Descubre las zonas erógenas (femeninas y masculinas) y cómo estimularlas

Descubre las zonas erógenas (femeninas y masculinas) y cómo estimularlas

Una investigación realizada conjuntamente por neurólogos de las universidades de Gales y Bangor, junto con psicólogos de la Universidad de Johannesburgo muestra cuáles son las zonas que consideran erógenas los hombres y su puntuación.

Zonas erógenas masculinas

  •     El pene (9 sobre 10)
  •     Los labios (7 sobre 10)
  •     El escroto (6,5 sobre 10)
  •     La parte interna de los muslos (5,8 sobre 10)
  •     El cuello (5,6 sobre 10)
  •     Los pezones (4,8 sobre 10)
  •     El perineo (4,8 sobre 10)
  •     La nuca (4,5 sobre 10)
  •     Las orejas (4,3 sobre 10)

Zonas erógenas femeninas

  •     El clítoris (9,3 sobre 10)
  •     La vulva (8,4 sobre 10)
  •     Los labios de la boca (7,9 sobre 10)
  •     El cuello (7,5 sobre 10)
  •     Los pechos (7,3 sobre 10)
  •     Los pezones (7,3 sobre 10)
  •     La parte interna de los muslos (6,7 sobre 10)
  •     La nuca (6,2 sobre 10)
  •     Las orejas (5 sobre 10)

Descubre las zonas erógenas (femeninas y masculinas) y cómo estimularlas

Participación de los sentidos en el estímulo sexual

  • A través del oído: con gemidos, lenguaje explícito o propuestas ardientes.
  • A través del gusto: descubrir sabores, texturas y temperaturas propios y ajenos al cuerpo.
  • A través del olfato, empleando velas o aceites de masaje.
  • A través del tacto: tocar variando la presión, la velocidad, la cadencia o usando lengua, manos, dientes, labios.
  • A través de la vista: un espejo siempre es un buen compañero sexual.

Y puesto que el orgasmo es una experiencia más mental que física que se origina en el cerebro, como afirma la psicóloga especializada en sexología y terapia de pareja Marina Castro, pero sobre todo cuando éste ‘deja de funcionar’ y pasa a centrarse y saborear con los cinco sentidos de manera automática.

Es entonces, cuando no estamos pendientes de controlar nuestro cuerpo y nos dejamos ir cuando empezamos a descubrir lo que nos gusta, sin objetivos ni presiones impuestas.

Noticias Ahora

Puedes seguir leyendo: Qué dice la ciencia sobre el mito: Polos opuestos se atraen

“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en TELEGRAM  o suscríbete a nuestro boletín de noticias» 

Síguenos en nuestras redes 




nasar ramadan dagga