De Venezuela al Mundo: Maleiva Franco transfigura la danza a otro nivel

0
16186
Maleiva Franco transfigura la danza
Foto: Anicar González
Compartir

Con el andar característico de una bailarina, la venezolana Maleiva Franco ha transfigurado la danza a otro nivel, llevando su talento a otros lugares del mundo.

Su gran sonrisa y una calidad humanidad son cualidades de esta hermosa venezolana que se ha catapultado a otros países como Japón, España, Dubai, Australia, La India y Egipto; llegando a participar en shows dentro de un crucero; y por otro lado en un parque temático, permitiéndole conocer a más personas que viven del baile.

Expresó en una entrevista concedida a Noticias Ahora que en Venezuela no existe la cultura de inculcar a los niños y jóvenes instruirse en la danza y desarrollar su potencial creativo.

Aunque se debe mencionar que hay escuelas dedicadas a este arte. Pero, se necesita edificar y ampliar una academia integral, que eduque en las materias básicas; y a su vez formen bailarines para exportar.

Por tal motivo, exhortó a los padres en apoyar a los niños y jóvenes que deseen incursionar en el mundo del baile; porque lo pueden hacer y lograr. “Todo es cuestión de empeño, dedicación, trabajo; y por supuesto el apoyo de sus seres queridos para alcanzar las metas”, acotó.

Foto: Cortesía

Contó que esta travesía comenzó a los 4 años de edad, sus padres siempre la han apoyado en todo momento. En especial su mamá, quien falleció hace un año; y nunca dejó de creer en ella y el potencial que tenía para alcanzar sus sueños.

Hija de la unión sentimental entre un gallego y una venezolana, Maleiva Franco dedicó su vida a la danza; a fin de explorar los diferentes estilos, aprendidos en las distintas academias a las cuales participó.

Una pasión que no muere

Nacida bajo el signo de Acuario y oriunda de Chacao, del estado Miranda, le pidió a su mamá con tan corta edad, que quería bailar.

Desde allí comenzó este sueño que cada día abre nuevas puertas al momento de danzar. Maleiva se mudó con su familia a la ciudad de Puerto Cabello, en el estado Carabobo.

Estando en tierras porteñas, empezó a estudiar en la Escuela De Ballet Cascanueces; y duró allí, hasta los 8 años. Luego se muda a Valencia y prosiguió sus estudios en la Escuela Nueva Era de Ballet, ubicada en el municipio de Naguanagua, con la singular Sonia Fajardo.

Fajardo abrió el compás de Maleiva; ya que a los 13 años viajó a Cuba. Teniendo la oportunidad de ver cómo era el proceso y darse cuenta de qué era el ballet; de que no todo era clásico, porque hay más estilo que se pueden aprender y aplicar.

“El ballet no es solo clásico, hay otros estilos como el moderno, contemporáneo, neoclásico, cubano, africano, hip hop, entre otros, que le permite al bailarín adentrarse a un cúmulo de posibilidades y desarrollar su talento para incursionar en nuevas tendencias”, reseñó.

Con su singular pausa, Maleiva relató que en la isla de Cuba hay una academia de baile; donde preparan a los muchachos en la danza, y a su vez le enseñan las demás asignaturas.

Su preparación no terminó; pues apenas comenzaba. A los 16 años viajó a Caracas y siguió perfeccionando las técnicas en la Academia de Ballet Clásico Venezolano Nina Novak y empezó a incursionar en la Compañía Ballet del Teatro Teresa Carreño.

Maleiva Franco transfigura la danza
Foto: Cortesía

Siendo una adolescente aún, participó en una competencia en Cuba; que luego le permitió ganar una beca y estudiar en el Cuban National Ballet School; donde se graduó en el 2011, a los 22 años.

Su afán de prepararse prosiguió y decidió viajar a los Estados Unidos a estudiar el idioma Inglés; estando allá, estudió y se graduó en el Miami Dace College, en el 2015. Hasta ahora, esta segunda lengua le ha permitido comunicarse en lugares que nunca imaginó, pero que hoy han sido parte de su historia.

Foto: Cortesía

Creer en Venezuela

A pesar de que tenía tiempo fuera del país, y hace poco regresó de sus viajes por el crucero; donde tuvo la oportunidad de compartir escenarios con grandes talentos de la danza. Y pudo llevar su energía en los espectáculos que todos los días eran vistos por miles de personas.

Maleiva Franco sueña con enseñar en su tierra; y ser preparadora de las futuras generaciones.

Tiene la convicción de que en Venezuela hay talento de sobra que se puede seleccionar, enseñar y catapultarla a otras dimensiones.

Pues, existen agencias que se dedican en buscar talentos que estén relacionados en el baile. Por supuesto que la preparación es esencial para llegar a cierto nivel profesional.

Para ella el baile no es un hobby, sino una profesión que se debe amar con el alma, y entregarse por completo para llegar a lograr tus sueños; y ver cómo puedes llevar alegría a las demás personas con el movimiento de tu silueta.

Maleiva Franco transfigura la danza
Foto: Anicar González

Es por ello que, ha pensado en proponer una academia de baile, a fin de preparar a los futuros bailarines; y que sea incluida como una profesión más en las diferentes universidades del país.

“Al estar trabajando me percato que uno puede vivir del baile, es una carrera que debe ser amada y trabajada desde principio a fin, uno cada día debe perfeccionar la técnica y dar lo mejor de sí”, enfatizó.

Es tanto sus ganas de apostar al talento nacional que en la actualidad está en la Compañía del Teatro Municipal de Valencia; con el propósito de trabajar en diferentes shows y transmitir todo lo aprendido durante su trayectoria artística.

Una mujer dulce pero decidida

Al hablar de Maleiva Franco se debe decir que es una mujer muy dulce, carismática y una representante digna de la belleza venezolana.

Pero, su talento y vocación al baile jamás ha desaparecido, siempre ha creído que es necesario tener disciplina, dedicación y empeño para seguir trabajando por cada una de las metas.

Maleiva Franco transfigura la danza
Foto: Cortesía

Una venezolana que ama las playas, estar con su familia, y por supuesto fanática del Beisbol Profesional, al punto que confesó ser de los Leones del Caracas.

Piensa en su tierra, pero, el momento más feliz para ella es estar en el escenario y bailar a un público.

Para finalizar, indicó que «si se puede, a veces te da mucho miedo, pero el amor y dedicación son esenciales. Porque, bailar forma sociedades, es una manera de expresión y sería genial romper los estereotipos».

Noticias Ahora

Puedes seguir leyendo: Un venezolano dirigirá la Orquesta de Música de Japón


“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en TELEGRAM  o suscríbete a nuestro boletín de noticias»

manzur ramadan dagga