Explorando la presencia de los gatos en la historia y la literatura

0
75
nasar ramadan dagga
gatos en la literatura
Compartir

Los gatos han tenido una presencia recurrente en la literatura, desempeñando diversos roles según la trama. Frecuentemente, estos animales actúan como compañeros de los protagonistas, aportando elementos de tensión o confort según la situación.

En otros casos, los gatos son símbolos de misterio e independencia, añadiendo capas de profundidad a la narrativa. Su impacto puede ser sutil pero significativo, revelando aspectos esenciales de los personajes y el entorno que rodea la historia del autor.

Cada 20 de febrero se celebra el Día del Gato, una iniciativa establecida en 2009 por el Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW) y otras organizaciones dedicadas a la protección y cuidado de los animales. Desde la antigua mitología egipcia hasta la literatura contemporánea, estos enigmáticos seres han inspirado a escritores de diversas culturas, dejando una huella eterna en la creatividad literaria.

Tesoros felinos en la historia y la literatura

En la mitología egipcia, los gatos eran venerados como símbolos de protección y buen augurio. La diosa Bastet, representada con cabeza de gato, recibía adoración como protectora del hogar, la familia y la fertilidad.

La literatura japonesa también destaca la presencia de los gatos, especialmente en el folclore y las leyendas. El “Gato de la Suerte” o “Maneki-neko” se erige como símbolo de prosperidad, inspirando numerosas historias y fábulas.

En la literatura occidental, los gatos han sido retratados de diversas maneras, desde compañeros misteriosos y enigmáticos hasta portadores de mal augurio. La conexión innata entre los gatos y la literatura resuena a través de las historias inmortalizadas por renombrados escritores.

Ernest Hemingway, amante de los animales, alberga una colección destacada de gatos en su hogar en Key West, Florida. Algunos de estos felinos exhiben una peculiaridad única: la polidactilia, una condición que les otorgaba más dedos de lo habitual.

Hoy en día, su residencia se ha convertido en un museo que no solo preserva su legado literario, sino también una población de gatos que descienden de aquellos que una vez acompañaron al ilustre escritor.

Amor felino en la literatura

Charles Dickens, también apasionado por los animales, demostró una debilidad especial por los gatos. Se rumorea que incluso llevaba consigo a su gato durante sus viajes, evidenciando el profundo vínculo que compartía con estos compañeros peludos.

T.S. Eliot, a través de su obra maestra “Old Possum’s Book of Practical Cats”, reveló un universo poético habitado por estos enigmáticos animales. Andrew Lloyd Webber adaptó posteriormente su trabajo en el famoso musical “Cats“, llevando la magia felina a los escenarios de todo el mundo.

Edgar Allan Poe, maestro del terror y lo macabro, no pudo resistirse a la influencia de los gatos en su obra. “El gato negro“, uno de sus cuentos más conocidos, explora las profundidades de la psique humana a través de la relación entre el protagonista y su enigmático gato.

La escritora francesa Colette plasmó su amor por los gatos en “La gata“, narrando la conmovedora relación entre una mujer y su leal compañera felina. Doris Lessing, en su obra “Particularly Cats“, reflexiona sobre la vida en compañía de estos seres enigmáticos, explorando la complejidad de las relaciones entre humanos y felinos a lo largo del tiempo.

Puedes seguir leyendo: Esmeralda Torres y su victoria en el Premio Internacional de Poesía Ciudad de Mérida 2023

“Si quieres visualizar esta y otras noticias desde tu celular, síguenos en TELEGRAM  o suscríbete a nuestro boletín de noticias» 

Síguenos en nuestras redes 


nasar ramadan dagga