¡Prepáralo! Conoce los beneficios del café descafeinado

0
986
Foto: cuerpoequilibrado.com
Compartir

El café es una de las bebidas más consumidas a nivel mundial, existen diversas formas de prepararlos en función a su origen, las más conocidas son la variedad Arábica, pues crea una bebida más aromática, suave al paladar y la variedad robusta que tiende a ser más amargo, con mucho cuerpo y poco perfumado.

Foto: cuerpoequilibrado.com
Foto: cuerpoequilibrado.com

Las propiedades de esta bebida han sido estudiadas a lo largo de los años, debido a que no solo gusta por su aroma sino por sus propiedades estimulantes, alivia la fatiga, retrasa el cansancio, así como favorecer las actividades intelectuales con nutrientes y antioxidantes que activan tanto el cuerpo como la mente ante cualquier situación.

Dentro de sus principales ventajas está la disminución del riesgo de diabetes con al menos una taza al día, entre otros beneficios como reducir los niveles de enzimas hepáticas, enfermedades cardíacas y prevención de enfermedades neurodegenerativas protegiendo las neuronas.

¿Cómo preparan el café descafeinado?

El café descafeinado mantiene el mismo procedimiento de cafeína hasta el proceso de descafeinación; desde que se toma las cerezas del café en los países de origen hasta  hasta el posterior secado y despulpado, los granos son enviados para su tratamiento en plantas de descafeinación y a partir de allí comienza el proceso diferente a los que contienen cafeína, el proceso más natural que existe es el agua.

El café de manera arábica tiene aproximadamente la mitad de cafeína que el café robusta y por tanto, los parámetros del proceso variarán en función de la mezcla de cafés que se quiera descafeinar.

El proceso comienza por someter los granos de café en agua caliente para que casi la totalidad de la cafeína se desprenda del grano, cuando se extrae la cafeína se pasan a una corriente de aire caliente que evapora el agua utilizada en el proceso anterior, seguidamente se incluyen a los granos de café el resto de materias orgánicas que se habían desprendido con la cafeína, para que una vez que concluya este proceso y recuperada la humedad habitual del café, los granos ya descafeinados estarán listos para la torrefacción, proceso en el que se emplean los mismos métodos que en el café no descafeinado.

Lo maravilloso del café descafeinado es que no pierde sus propiedades organolépticas y no utilizan disolventes químicos como el cloruro de metileno o acetato, que a largo plazo afecta tanto en el sabor como la esencia del mismo; ya sea con cafeína o sin ella el consumo del café debe ser moderado.

Con información de muyinteresante.es

 

 

 

manzur ramadan dagga